Mejor vino para acompañar alcachofas

Si hay un producto de temporada otoñal que desde siempre nos han repetido que es difícil de acompañar con vino son las alcachofas. Y siendo una de las hortalizas más versátiles que nos ofrece la huerta del Ebro, tenemos que entender si es un mito justificado o podemos encontrar una solución sencilla para quien ama la cocina y el buen vino. Busquemos primero la fuente del problema.

Buscando el maridaje perfecto para alcachofas

El principal culpable es un ácido que contiene esta verdura, la cinerina. Químicamente hablando, es un éster formado por el ácido químico y ácido caféico. El problema de la cinerina es que inhibe ciertos receptores del gusto haciendo que los alimentos nos resulten dulces. Ocurre incluso con el agua, al mismo tiempo que anula la sensación de acidez y potencia el amargor.

Durante muchos años nos han enseñado que la mejor forma de acompañar un plato de alcachofas era con una buena cerveza, si era tostada o una cremosa cerveza de Abadía belga rozaríamos la perfección. ¿Entonces, no podemos maridar las alcachofas con vino? Por supuesto que sí, dando por hecho que cada persona tenemos gustos diferentes y que existe una gran variedad de vinos donde elegir. Vamos a poner un poco de luz en este asunto.

vino para combinar alcachofas

Para empezar bastará relegar para otro día los vinos más tánicos, porque son los que sufren más ante esta hortaliza. Sería memorable ver cómo alguien toma una copa de Nebbiolo con unas alcachofas, y rápidamente nota como su boca se transforma en una sopa con sabor a metal.

No te pierdas:   Orgulloso de mi Generación.

También hemos de ser conscientes de la forma de cocinar las alcachofas. En ciertos lugares de Italia se cocinan a la brasa, disminuyendo así la sensación creada por la cinerina. En España solemos cocinarlas añadiendo jamón, chorizo, guisándolas en salsa o añadiendo vino como en la zona de Montilla (Andalucía).

Así pues, nos resultará más fácil acompañar este tipo de platos por otros que consten de unas alcachofas cocidas sin más.

Mejor tipo de vino para acompañar alcachofas

¿Qué vino para acompañar alcachofas nos puede ayudar a conseguir un binomio perfecto? Los vinos del marco de Jerez son magníficos en este caso por su sensación de sapidez, sin olvidarnos de los rosados ligeros elaborados con garnacha. Si optamos por vinos blancos lo ideal será un vino con importante toque frutal y aromático como los de uva sauvignon blanc y si de todas formas hemos de elegir un tinto, que sea un tinto joven como por ejemplo los de maceración carbónica que acompañarán sin decepcionar a este plato. Tampoco hemos de olvidarnos de los espumosos  rosados que tan versátiles son.

Vinos tintos


Abadía da cova mencía

Vinos blancos


El Vino de las Nieves Blanco

Vinos rosados


Clarete de Bespén

Vinos ecológicos


monte odina albatros

Tengamos clara una cuestión, no hay alimentos prohibidos con el vino, sino que hay diferentes formas de armonizar cada producto, aunque a priori nos resulte difícil o complejo acertar con una elección correcta en el vino que nos acompañe.  

En este caso optamos por abrir una botella de Albatros de Bodega Monte Odina, un vino ecológico del somontano oscense elaborado con uvas sauvignon blanc y gewüstraminer que será perfecto para estas alcachofas de la ribera.

No te pierdas:   ¿G.R. 18 y Bacchus 2020? ¿Senderismo y placer?

vinos de otoño

Escrito por Javier Posac

También te puede interesar: